Golpe de Estado


Durante la Década Infame

Perón fue destinado a seguir cursos de perfeccionamiento en Italia. Se especializó en alpinismo, esquí y alta montaña. Entre 1939 y 1941, fue agregado militar de Argentina en la Italia de Benito Mussolini. Perón no ocultaba su admiración por el régimen fascista, al que definió como "un ensayo de socialismo nacional, ni marxista ni dogmático."
Ya en Argentina, Perón dictó una serie de conferencias sobre el estado de situación bélica en Europa, tras lo cual fue ascendido al grado de Coronel y designado comandante en una unidad de montaña en la Provincia de Mendoza.
Para entonces, su país vivía momentos políticos muy inestables: el sistema de fraude electoral estaba agotado, y el gobierno del presidente Ramón Castillo perdía continuamente apoyo político. En los partidos políticos de la oposición, el movimiento obrero y las Fuerzas Armadas predominaba la opinión de que había que terminar con el régimen conocido como década infame, que se iniciara el 6 de septiembre de 1930.

[editar]Gobierno militar de 1943 – 1946

[editar]El GOU (Grupo de Oficiales Unidos)

El 10 de marzo de 1943 se creó una logia denominada G.O.U. (Grupo Obra de Unificación o Grupo de Oficiales Unidos), también denominado ATE (Asociación de Tenientes del Ejército), integrada por oficiales del Ejército de mediana y baja graduación.
Si bien las opiniones de los historiadores no son coincidentes, varios sostienen que Juan Perón fue uno de los líderes, e incluso de los fundadores de la agrupación.[cita requerida] El G.O.U. era ideológicamente heterogéneo, reunía tanto a militares «aliadófilos»,«neutralistas» y «germanófilos», aunque todos nacionalistas. Perón se caracterizaba por su pragmatismo y sostenía que al final los aliados terminarían por imponer su superioridad de recursos y ganarían la guerra. Tan heterogénea era la ideología de sus integrantes que pocos coincidían en los objetivos finales de la logia. Solamente coincidían en que había que derrocar a Castillo y eliminar el régimen de fraude vigente en la República Argentina desde 1930.

[editar]Golpe de Estado del 4 de junio de 1943

El G.O.U. tenía estrechas relaciones con el Ministro de Guerra del presidente Ramón Castillo, general Pedro Ramírez; su hijo, el coronel Emilio Ramírez, y su yerno, el capitán Franciso Filippi, eran miembros fundadores. El día anterior al golpe, el presidente le pidió la renuncia; ello desencadenó la sublevación, a partir del apoyo de los jefes de tropa que se reunieron con los generales Rawson y Ramírez la noche anterior en Campo de Mayo. El 4 de junio de 1943 una gran columna partió de Campo de Mayo para derrocar al presidente Castillo, dando origen a la llamada Revolución del 43.
El historiador estadounidense Robert Potash, que ha estudiado en detalle la actuación del ejército en la historia argentina moderna, ha relativizado mucho la participación del GOU en el golpe de estado de 4 de junio:
La dirección del GOU no controlaba directamente los recursos militares necesarios para realizar una revolución... El movimiento militar del 4 de junio no fue resultado de un plan elaborado cuidadosamente por el GOU, o siquiera por cualquier otro grupo de oficiales... Más bien fue una rápida improvisación cuyos participantes apenas concertaron acuerdos en relación con objetivos específicos, fuera del derrocamiento del presidente Castillo.27
Faltos los revolucionarios de una dirección unificada, la misma recayó en el único general que quiso unirse a la revolución, Arturo Rawson; frente a la Segunda Guerra Mundial, éste era partidario del tradicional neutralismo argentino, pero sus preferencias estaban virando hacia el bando aliado. Rawson venía organizando un golpe de estado contra el gobierno de Castillo y dirigía un logia conocida como los generales del Jousten, en la que también participaban los hermanos Benito y Sabá Sueyro, el general Mason y el dirigente radical Ernesto Sammartino.28
Rawson aparecía como una figura aceptable para todas las corrientes militares, pero cuando intentó formar su gabinete con sectores de derecha provenientes del régimen derrocado, los jefes militares exigieron su renuncia. Fue designado presidente el general Pedro Pablo Ramírez, acompañado como vicepresidente por el contraalmirante Sabá Sueyro, para garantizar el apoyo de la Armada Argentina, que no había participado en el golpe. Ningún miembro del GOU integró el gabinete, pero el coronel Enrique P. González fue designado a cargo de la estratégica secretaría privada de la presidencia, y el coronel Emilio Ramírez fue nombrado Jefe de la Policía Federal Argentina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada